Ottavia

“Si queréis creerme, bien. Ahora diré cómo es Ottavia, ciudad-telaraña. Hay un precipicio entre dos montañas abruptas: la ciudad está en el vacío, atada a las dos crestas con cuerdas y cadenas y pasarelas. Se camina sobre dos travesaños de madera, cuidando de no poner el pie en los intersticios, o uno se aferra a las mallas de cáñamo. Abajo no hay nada en cientos y cientos de metros: pasa alguna nube; se entrevé más abajo el fondo del despeñadero.

Esta es la base de la ciudad: una red que sirve de pasaje y de sostén. Todo lo demás, en vez de elevarse encima, cuelga hacia abajo; escalas de cuerda, hamacas, casas hechas en forma de saco, percheros, terrazas como navecillas, odres de agua, picos de gas, asadores, cestos suspendidos de cordeles, montacargas, duchas, trapecios y anillas para juegos, teleféricos, lámparas, macetas con plantas de follaje colgante. Suspendida en el abismo, la vida de los habitantes de Ottavia es menos incierta que en otras ciudades. Sabes que la red no sostiene más que eso”. 

                                                                                                                                                                                        Cap. V. Las ciudades sutiles. 5

En este relato, Italo Calvino utiliza la técnica de la inversión y la metáfora de la telaraña para crear una ciudad paradójicamente segura.

Piensa en una ciudad que conozcas bien y dale la vuelta. Literal o metafóricamente. ¿La ves diferente? Descríbenosla.

Anuncios

2 responses

26 09 2011
Mª Elena Tejeda Martín

Toledo, la ciudad Imperial la ciudad que el Tajo abraza con su estrecho lazo y eleva sobre la plana castilla. Este amante que día tras día pule la joya que esconde tras sus murallas acosadas por los numerosos campamentos que instalados a su alrededor amenazan con crecer y asfixiarla, la ha suspendido en el aire abrochándola a dos puntos, los únicos que simbólicamente la unen al exterior.

He elegido la ciudad de Toledo por ser una ciudad emblemática en la historia de las religiones en España. En ella han vivido visigodos, cristianos, árabes, judíos y algunas de estas religiones de modo simultáneo. Los habitantes de la ciudad han tenido que soportar y sufrir durante siglos la continua adaptación a las nuevas situaciones. Porque las religiones nunca suman, siempre restan. Porque las religiones no enriquecen, sino que empobrecen y someten; nunca ofrecen, sino que engañan y despojan. La ciudadanía toledana posee, por lo tanto, el mérito histórico de haber sufrido secularmente en carne propia la tiranía religiosa.
Ahora Toledo acoge al Concilio Ateo y de repente se convierte en un referente nuevo de ciudad moderna del siglo XXI que se muestra al mundo como ejemplo de ciudad libre, decente y tolerante.
——————————————————————
Yo me pregunto, es ahora Toledo tolerante o realmente lleva toda la historia dándonos un ejemplo de tolerancia y mezcla de culturas.
Realmente ¿que somos los españoles? ¿qué sangre o cultura fluye por nuestras venas sino el cocktel de tantos pueblos que a través de la historia nos han regalado su cultura?

27 09 2011
silviasivera

Oportunísima entrada, Mª Elena.Hoy podemos trasladarle tu pregunta a Míriam Díez en el seminario.
¡Gracias por tu aportación!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: